viernes, 23 de noviembre de 2012

La industria de los videojuegos y la prensa especializada



En nuestra sociedad actual se da el caso de que, en plena democracia, quien menos poder tiene es el pueblo. A los ciudadanos se les maneja y se les encamina a pensar lo que unos pocos quieren que piensen, aunque no siempre lo consiguen.

Es el caso de la clase política, que no trabaja para el pueblo, sino que utiliza a los ciudadanos para alcanzar sus objetivos, que normalmente son económicos. También ocurre con grandes empresas, multinacionales, quienes crean necesidades en nosotros que de otra forma no tendríamos. Ellos nos “dominan” y nosotros hacemos lo que ellos quieren casi sin darnos cuenta.

Hay otro caso en el que un grupo de personas tienen mucho poder y no nos damos cuenta, o sí pero no queremos hacerles caso. Es el caso de la prensa. Me consta que en la carrera de periodismo les enseñan a los estudiantes los principios éticos y morales de la profesión, que deben contrastar fuentes y que deben informar, pero esta última función la sustituyen muchas veces por la creación de opiniones que poco a poco se van implantando en las mentes de los ciudadanos de a pie. En casos como la crisis, las enfermedades contagiosas o deportes, vemos a los periodistas dando noticias casi siempre desde un punto de vista subjetivo, creando psicosis, miedo y contando su propia opinión, en lugar de opinar objetivamente sobre el tema, obteniendo con ello resultados como recesión económica, venta masiva de medicamentos o rechazo hacia algunos deportistas o equipos.

Pongamos el caso de Raúl González Blanco, delantero del Real Madrid, capitán de la Selección Española de Fútbol al que, un buen día, la prensa quiso acabar con él y empezaron a criticarlo día a día hasta que consiguieron que no fuera convocado por la selección. Y sigue ocurriendo hoy en día, basta que un jugador haga algo que no le guste a la prensa, jugador o equipo, y prácticamente todo el gremio se vuelca en contra, haciendo que día a día, noticia tras noticia, la gente piense como ellos, y se pongan en su contra.

Pues esta forma de actuar ha llegado también al mundo de los videojuegos. La prensa especializada que se dedica exclusivamente a informar sobre las novedades y noticias que se generan a diario en este mundo, está empezando a implantar sus ideas en los jugadores del mundo. Ya sea un nuevo título que no termine de gustarles o bien una compañía que haga algo raro, la prensa se une contra ellos hasta el punto de hacer peligrar sus ventas. Y ahora lo estamos viviendo desde hace bastantes meses con las consolas de nueva generación. Prácticamente toda la prensa se ha unido pidiendo a gritos una nueva generación de consolas de sobremesa que aporten mejores gráficos, nuevas ideas y mayor jugabilidad. Señores de la prensa, nos parece muy bien, como jugones, que saquen nuevas plataformas y mejoras en el mundo que tanto nos gusta, pero nosotros no nos dedicamos a ello, no tenemos a una empresa detrás que nos compra todas las plataformas ni compañías que nos envían juegos gratis para que analicemos, nosotros tenemos que gastarnos el dinero, dinero que no abunda como podrán saber, y como sabe todo el mundo gracias a sus compañeros de profesión. Una nueva generación de consolas supone gastarse más de 350€ en una nueva consola, y no sabemos si más de 70€ en cada juego, teniendo en nuestros hogares unas máquinas que todavía pueden dar mucho de si. Las ideas no vendrán con las nuevas máquinas, lo único que tendremos será mejores gráficos y mayor velocidad, pero las ideas están en la mente de los creadores, y ellos son los que pueden conseguir que la actual generación todavía nos dé muchos ratos divertidos y alucinantes. Critiquen a ellos por no hacer nuevas IPs, que sí las hacen, y por hacer refritos de títulos ya existentes y entregas anuales no necesarias. O mejor, no critiquen, salvo en  los artículos de opinión, puesto que su trabajo es informar, no implantar ideas. Porque muchas veces ni ustedes saben lo que quieren: si una compañía saca una nueva entrega de una saga muy parecida a la anterior se le critica por ser continuista y no aportar nada nuevo; si sacan una nueva entrega totalmente distinta e innovadora la critican por abandonar el espíritu de la saga. ¿Qué es lo que realmente quieren? Poniendo el caso de Assassin’s Creed, el juego tiene que ser continuista, eso es lo que quiere el fan, escalar edificios, matar soldados sigilosamente, buscar coleccionables y tener un mundo abierto, no le pidan que innove, ésa no es su misión. Eso sí, el tema de bugs sí que es criticable 100%. Pongamos ahora el caso de la saga Resident Evil. Está claro que ha abandonado el espíritu inicial de survival horror, es el caso contrario a Assassin’s Creed, y ambos son criticados, pero las ventas abalan a ambos, entonces habrá qué ver dónde está el problema. En el caso de Resident Evil yo estoy de acuerdo con ustedes, pienso que podrían haber sacado una serie de spin-off de acción, con un subtítulo, y dejar las entregas numeradas para nuevas entregas de juegos de terror como los de antaño, pero estoy seguro de que si hicieran un nuevo Resident del estilo del 1 y el 2, en otra mansión, o en una ciudad o algo así, así de lento, ustedes lo criticarían diciendo que es lo mismo a lo que ya habían jugado. Y luego tenemos el caso del Wonder Book, ese libro de magia de PS3 que puede ser una delicia para los niños pequeños. Está claro que los jugadores hardcore de veintipico o treinta años no es su target, no es su público objetivo, pero ¿por qué criticarlo cuando puede haber muchos jugadores interesados? Cuando ustedes crezcan y tengan hijos, ellos pueden ser jugadores de este tipo de juegos, y ustedes tendrán que comprarlos para ellos, y jugar con ellos, por lo tanto, no sean tan radicales y contextualicen bien aquello de lo que hablan.

¿Qué es lo que quiere la prensa especializada en videojuegos?  Esperemos que nos lo cuenten algún día.
David Bernad Web Developer

Hombre sin tiempo. Informático, geek y #PapaGamer. Capitán de @GAMELX FM. Me encantan los videojuegos, la tecnología, el cine y los cómics. El Murciélago del Palmeral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Y tú qué opinas?